martes, octubre 31, 2006

Democracia universitaria

Una de las grandes confusiones de la universidad española actual es eso de que se rige por los valores democráticos. No es una gran confusión, es un grave error. Lo que rige es la Ley de la Mayoría (TM). Ya puede dar igual que des mal clase, que no investigues, que no des palo al agua y que incluso no te limpies las manos después de ir al baño. Mientras seas parte de La Mayoría (TM), estarás a salvo. Y, claro, la gente lo sabe. Y por eso da mal sus clases, no investiga y no da palo al agua. Lo que sí hace es perder las posaderas por conseguir como sea formar parte de esa Mayoría (TM). Así es la democracia universitaria.

7 comentarios:

  1. Si cambias la palabra Universidad por Sociedad, ¿no crees que sería igualmente aplicable? ¿Por qué habría la Universidad de ser diferente a la sociedad en la que se integra?

    La sociedad es endogámica, los grupos protegen a los débiles y a los vagos y no siempre los mejores llegan a lo más alto ni en la política, ni en los ayuntamientos ni en las empresas privadas.

    ResponderEliminar
  2. univ, en la sociedad para tener una verdadera democracia existe separación de poderes o, visto de otra forma, limitación de poderes. El legislativo, el ejecutivo y el judicial están ojo avizor de que los otros tres poderes no se extralimiten en sus funciones. Aún en implementaciones de este sistema tan discutibles como la española, hay múltiples ejemplos de que esto funciona así. Esto hace que las minorías tengan cierta protección, que no será absoluta, es cierto, pero sí cierta protección. En la universidad, la protección viene dada por el hecho de ser funcionario... lo que ciertamente no sé si mejora o empeora el asunto, qué quieres que te diga.

    ResponderEliminar
  3. Alegre, reconozco no tener del todo claro cuál es la idea que querías expresar con este post... ¿A qué te referías?

    ResponderEliminar
  4. alegre,

    lo de la separación de poderes es de risa, qué quieres que te diga. El ejecutivo y el legislativo son lo mismo cuando el partido que gobierna tiene mayoría o el apoyo incondicional de sus socios de gobierno.

    Qué decir de un sistema judicial en el que los jefes de los jueces (el CGPJ) está nombrado por los principales partidos políticos.

    ¿Crees que son los mejores políticos los que llegan a concejales? ¿a alcaldes? ¿a jueces?. En ese caso vives muy lejos de la realidad, me temo.

    Entiendo, por tu postura, que tu no quieres ser funcionario. Debes ser de los pocos ;-)

    ResponderEliminar
  5. univ, la separación de poderes en España es de risa, es cierto. En otros países es más seria. Aún siendo de risa, la hay. Y en la universidad española no la hay.

    Si te lees bien lo que pongo, verás que no digo en ningún lado que los mejores sean los que lleguen más lejos. Lo que digo es que en la universidad española hay un gran incentivo, por encima de cualquier otro como pudiera ser la docencia, la investigación, etc., para formar mayorías.

    Puede que, por lo que digo, viva lejos de la (tu) realidad. Si es así, dime cuál es tu universidad, que voy de cabeza para allá ;-).

    ResponderEliminar
  6. topo, básicamente eran las siguientes ideas:

    1. Es mentira que la universidad se rija por criterios democráticos. Lo hace por criterios de mayorías, que no es lo mismo.

    2. Que las mayorías sean tan importantes tiene consecuencias. Así, por ejemplo, es más prioritario llevarte "bien" con tu departamento que tener un gran currículum investigador o dar bien tus clases.

    ResponderEliminar
  7. La democracia no puede funcionar en un entorno en el que los que votan no viven las consecuencias de sus decisiones. En la universidad básicamente no hay consecuencias, da igual lo que hagas. Y, de haberlas, el control de la propia universidad en su desarrollo es bastante escaso. El poder de turno pinta mucho más. De este modo es imposible que la democracia sirva como sistema regulador que se va ajustando en busca de la mejor alternativa.

    ResponderEliminar